SIEMPRE FOTÓGRAFO PROFESIONAL

Sí sé que más de uno/a se ha visto en el compromiso del familiar que, ante una boda o eventos importante dice…

“Yo os hago las fotos y así os ahorráis el dinero”.

¡Hola!

Pues créeme que es un error y estas son mis razones:

1.- No solo hay que tener una cámara profesional y saberla manejar, no. Hay otros factores como la luz, el encuadre, perspectiva, fondo, colores, climatología…que hay que controlar para tener un buen resultado (digital e impreso)

2.- La cantidad de fotografías que realice a ambas familias y grupos de amigos será ecuánime, no sobresaldrá una por encima de la otra.

3.- Es un servicio que se paga, por lo tanto te permitirá exigir determinadas cosas que quieres o no. Y nunca estará distraído en otras cosas de la boda, ya que no es un invitado, si no que viene a trabajar.

 

4.- Sabe retocar las fotos y maquetar vuestro álbum. Con lo que implica ver antes un borrador digital y los cambios que consideres oportunos.
 Elegir las pastas, grabar vuestros nombres, las páginas en brillo o mate… varias cosas que de otra forma no podría ser.

5.- Tiene un estilo que ya previamente conocéis (fotoperiodismo, tradicional, natural…), por lo que no habrá sorpresas sobre el tipo de fotos que te pida o el resultado de las mismas.

6.- Tiene mucha experiencia en la fotografía nupcial, de producto o específica por lo que le contratas, por lo que controla perfectamente las situaciones de nervios, lágrimas, motivación ante el posado etc… lo que significa que ayudará y apoyará cada situación para tener buenos resultados.

Espero haberte ayudado con todos estos motivos a declinar la opción familiar.

¡Hasta pronto!

María

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat